Alaska innovando con CO 2

Proyectos de calefacción urbana con CO 2 se toman la ciudad de Seward, Alaska, gracias a su centro de vida marina, con lo cual una nueva opción hacia la descarbonización se abre en el territorio más frío de Estados Unidos, todo gracias a refrigerantes naturales y la iniciativa económica predominante en el mercado.

El proyecto de calefacción urbana de Alaska con bombas de calor de CO 2 ya se encuentra en marcha y se espera que sean cuatro los edificios que cuenten con estos sistemas a finales de este año 2019, todos de la municipalidad de Seward, los cuales estarán utilizando seis bombas de calor de CO 2 marca Mayekawa.

Andy Baker, propietario de YourCleanEnergy, con sede en Anchorage, Alaska, es el consultor de energía responsable de este proyecto y uno similar en el Alaska SeaLife Center en Seward, comentó a medios locales e internacionales que las bombas de calor proporcionarán principalmente calefacción al Ayuntamiento, el edificio anexo del Ayuntamiento, la Biblioteca Comunitaria y el Centro de Bomberos.

En que consisten estos sistemas

En cuanto a su funcionamiento, las bombas de calor serán ubicadas en el sótano de la biblioteca contando con un sistema de calderas eléctricas que tendrán a su vez un apoyo de combustible en petróleo como respaldo.

Desde allí se enviara agua caliente circulada a los otros tres edificios mediante un intercambiador de calor Alfa Laval, con esto además evitando la posible contaminación generada por las bombas de calor.

Se espera utilizar las bombas para generar el 80 – 90 % de la carga de calefacción de los edificios, logrando un COP de 2.4 con una temperatura de retorno del agua que alcance los 100 ° F contando consistentemente con grandes cargas de calor radiante en la biblioteca.

Esta tecnología se basa en una fuente de calor que vendrá de las mareas oceánicas de la bahía Resurection, a través de un circuito cerrado de glicol de 200 pies de profundidad y la cual llegará hasta la biblioteca a 500 pies de distancia.

A futuro se espera que una planta de energía hidroeléctrica cercana que se está considerando en Seward pueda ser una fuente de calor residual para el proyecto de calefacción urbana a mayor escala.

Se estima que el sistema de bomba de calor del distrito ahorrará al Seward $ 25,000 en costos anuales de calefacción en comparación con un sistema de combustibles fósiles, otro paso hacia una sociedad des carbonizada.

Sealife Center de Alaska

La iniciativa urbana se fundamento en el centro de vida marina de Alaska, el cual desde enero de 2016 funciona con cuatro bombas de transcríticas de CO 2 con fuente de agua Mayekawa de 20 unidades TR.

Este proyecto aprovecha el agua del océano para calentar el glicol que soporta las bombas de calor, al igual que lo que se plantea hacer para los edificios municipales. Se destaca además de su ingenio que es uno de los primeros ejemplos en los Estados Unidos de bombas de calor de CO 2 que reemplazan a los quemadores de aceite convencionales en una instalación comercial.

Barker explica qué, el poder de las bombas de calor de CO 2 proviene de su capacidad de elevar la temperatura del agua de retorno a 194 ° F con aproximadamente la misma entrada de energía incluso cuando la temperatura de retorno cae hasta un mínimo de 90 ° F como ocurre en el SeaLife Center. Las unidades Mayekawa emiten agua a 194 ° F sin importar que.

Este uso de recuperación de calor es importante, dijo además, porque demuestra cómo las instalaciones que no pueden aprovechar el calor del agua del océano aún pueden emplear bombas de calor de CO 2.

Imagen principal vía: https://www.treehugger.com/

Para leer otro articulo relacionado d nuestro blog puede ir al siguiente enlace: Reino Unido va superando el carbón

Redactado por Tatiana Lezama para Refrigeración Correa y Cárdenas Ltda.

1 Comment

  1. […] para leer otro articulo relacionado ingresa al siguiente enlace: Alaska innovando con CO 2 […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp SOLICITAR COTIZACIÓN